Poiesis, Producción literaria

domingo, 20 de diciembre de 2015

El círculo


Maximiliano Basilio Cladakis

   El círculo se cierra. Roma triunfó, nosotros fuimos vencidos. Yo, Espartaco, muero sobre un campo inundado de cadáveres. En unos instantes, me transformaré en uno más de ellos. “Pasto de aves, presa de perros” como dice el poeta griego. Sin embargo, él hablaba de unas “incontables almas valerosas de héroes… y ¿quiénes son los héroes aquí? ¿Cuales de los cuerpos que se pudren bajo los insoportables rayos del sol pertenecían a almas de héroes? ¿Los de ellos? ¿Los de nosotros?

   “Ellos” y “nosotros”, quizá la oposición nunca fue tan radical. El poema sobre la Guerra de Ilión podía elogiar a ambos bandos, a griegos y troyanos, ya que, en última instancia, se trataba de amos en los dos casos. Héctor y Aquiles eran enemigos mortales, pero compartían los mismos valores, los mismos códigos, la misma condición de “nobles”. Algún filósofo tal vez diga que el noble sólo puede tener como enemigo a un noble. Es una mentira. El verdadero enemigo del noble es el esclavo que rompe sus cadenas. Lo otro son simples rencillas, casi domésticas.

   En nuestro caso, nadie cantará loas a ambas partes. El heroísmo recaerá sobre unos o sobre otros, jamás sobre ambos. No hay justos puntos medios ni tampoco grises; es una oposición absoluta. Roma es la opresión, nosotros fuimos la liberación, o, al menos, intentamos serlo. “Intentamos”, porque fuimos derrotados. Los romanos triunfaron y con ellos triunfó, una vez más, el yugo, el látigo, la servidumbre. Con su triunfo, Roma logró que todo vuelva a la normalidad. Es decir, a los saqueos, a las torturas, al perverso deleite de ver hombres morir bajo las fauces de leones hambrientos, a las violaciones de niños y de mujeres, a las humillaciones hacia todo aquel que no comparta su rol de “dueños del mundo”.

   De seguro, festejarán este triunfo con banquetes, con orgías y con alguna que otra ejecución. Los sobrevivientes de esta batalla serán recibidos con honores y se mofarán de nosotros. Nos mencionarán como “bestias”, como “salvajes”, como “bárbaros” y nos negarán todo vestigio de humanidad, de la misma forma que lo hacían cuando éramos sus esclavos. Porque esa es la verdad de Roma y de toda nación que se funde en la esclavitud, negar la humanidad del otro. Cada opresor se hace hombre volviendo al oprimido un monstruo, transformándolo en casi una bestia. Las grandes obras de Roma, sus templos, sus acueductos, su estúpido senado, su literatura tienen como fundamento la sangre de millones. Cada uno de sus edificios representa el horror, el sufrimiento, la muerte, la vejación de incontables mujeres y hombres.

   Nosotros nos enfrentamos a Roma, nos enfrentamos a esa bestia gigantesca cuyos tentáculos se expanden por el mundo entero succionando la carne, los huesos y las almas de los pueblos. Proveníamos de la nada, desclasados de distintas naciones, siendo la escoria de la escoria. No éramos nada, salvo juguetes para su diversión. Nuestra sangre se vertía sobre la arena para sacarlos, por unos instantes, de su soporífero tedio.

    Sin embargo, decidimos hacernos hombres, recobrar nuestra humanidad y, por ello, nos enfrentamos a nuestros opresores. Por un momento, casi llegamos a torcer el mandato de los dioses, pues, según los amos, son los dioses quienes dictaminan que ellos sean amos y el resto esclavos. Al enfrentarnos a Roma, por lo tanto, nos enfrentamos a los dioses y, durante un tiempo, llegamos a hacer temblar los cimientos de la autoproclamada Ciudad Eterna. Roma tuvo miedo. Más de una vez, estuvimos a punto de tomar el Cielo por asalto, de volver finito lo infinito. Sin embargo, las disputas internas, la falta de cohesión, los errores, la lucha de liderazgos, sin menoscabar, por supuesto, la supremacía bélica de nuestros enemigos, se conjugaron para que fuéramos derrotados. Dimos una batalla más que digna y, junto a nuestros cadáveres, se encuentran, ahora, muchos cuerpos destrozados de romanos. Su sangre y la nuestra se entremezclan sobre la tierra estéril que fue el campo de batalla. El sol cae, igual de lánguido e indiferente, sobre la carne muerte de ambos bandos.

   Con nuestra derrota se acaba un ciclo, eso es indudable. Sin embargo, en este instante, tengo la esperanza de que tal vez comience otro ciclo; o, probablemente, se trate de un mismo ciclo que se va haciendo en distintos momentos. La Revolución quizá no sea un sueño eterno, sino una elección perpetua que se despliega a través de los siglos, de los milenios, de eones que trascienden la mismísima vida de los dioses.

     Mientras exhalo mi alma veo un astro pequeño, rojizo, de cinco puntas, brillar tenuemente a la izquierda del sol. No sé porqué me despido del mundo con algo de paz.