Poiesis, Producción literaria

lunes, 15 de junio de 2009

Al Che



Maximiliano Basilio Cladakis


Acordes latinos.
Voces populares.
Tu foto. Tu mítica foto.
Y la mirada clavada en el horizonte.

La Vida en vos fue más Vida.
Por las venas no corrió sólo sangre.
Valor. Sacrificio. Coraje.
Y Amor. Sobre todo Amor.
Que dotó de sentido a este gigantesco Sinsentido.

¡Sí, tu amor!
Tu amor absoluto y avasallante
Fue lo que nos hizo hombres.

Tomaste tu fusil
Y nosotros tomamos los nuestros.
Te seguimos hacia selvas de justicia.
Hacia desiertos de libertad.
Cruzamos arroyos. Trepamos a los montes.
Y cada batalla nos acercaba más al Edén.


Pero te mataron.
Como después nos mataron a todos.
Los asesinos. Los traidores. Las bestias.
Lanzaron su odio contra nosotros.
Y no tuvieron piedad.

Las bestias jamás tienen piedad.


Te mataron.
Nos mataron.
Y dijeron que estábamos equivocados.
Se rieron mucho.
Festejaron en banquetes voluptuosos.
“La Historia había llegado a su fin” dijeron.

Te mataron.
Nos mataron.
O al menos eso creyeron.
Porque estaban las Madres,
Estaban las Abuelas.
Después vinieron los HIJOS.
Los de acá y los del exilio.
Y estaba el Pueblo.
El Pueblo al que se lo puede pisotear y engañar
Pero que siempre despierta.

No. No te mataron, ni nos mataron.
America fue golpeada, humillada, violada.
Pero América se volvió a levantar.
Nuestra America. No la otra.
La America por la que vos luchaste.
No la de las Bestias.

Mirá a Venezuela.
A Bolivia.
A Ecuador.
Al Salvador.
A la Argentina.
A tu Argentina.
Que tanto amaste.
Nuevamente llevan en alto tus banderas.
Como la Eterna Cuba que nunca dejó de hacerlo.
Y esta vez no nos van a ganar.

Las bestias nunca más nos van a ganar.

Amigo, hermano, padre, compañero, maestro.
El Destino es nuestro.
Tuyo, mío, de nosotros.
Y tu luz nos guiará hasta el final.