Poiesis, Producción literaria

jueves, 17 de febrero de 2011

No el hombre, sino ecos.



Esos hombres se han ido.
Nadie habita el lugar.
Nadie come allí.
Nadie vive allí.

La partida es un dolor.
Es la sangre viva de nuestra historia
Es la voz callada que habla
ente los agujeros de los muros.
Voces y ecos se escuchan pero los hombres no están
La palabra fue dicha y se repite.

Ellos no están, han sido asesinados.
No es descubrimiento, es homicidio.

La historia se compone de ecos
de hombres muertos
que hacen  nuestra historia.

El hombre ha muerto
La palabra no. Descubrimiento del S XX.

Realidad efectiva en la tierra Quechua del Perú:
Los hombres han muerto,
Su relato no,
Su eco no,
Su palabra no:
Ellas danzan  silenciosas
en  los intersticios de esos muros.

Yo atónito contemplo,
la palabra de ellos
como un legado a mi historia.

Gracias!


L

17-02-10